Factor-X #139

Factor-X #139Que se prepare la chusma mutante y demás basura con superpoderes que ha llegado el nuevo… Factor-X

#139 – Juegos de niños I
Por Xumer


Fecha de publicación: Mes 24 – 4/00


Resumen de lo acontecido en el episodio anterior, si lo has leído y te acuerdas pasa de leertelo.

Factor-X esta fragmentado en dos grupo, el primero con los veteranos ha viajado hasta un pueblo para luchar contra un enemigo que aun no conocen. En ese grupo están Sólido (que acaba de ser nombrado Jefe de Campo del Grupo), Forja, Fortachón, Random, Fatuo y Múltiple.

En el segundo grupo están los novatos recién llegados al grupo, que son Sombra (la única con nombre en clave), Chevil, Maxine, Fiambre, Tat y Jon.

También esta Val Cooper, como siempre enfrascada en una sesión de firmas de documentos.

Esta saga se centrara en los novatos del grupo, conocidos amistosamente como “Los Cachorros“.


Falls Edge. Base de Factor-X.

Despacho de Valerie Cooper, coordinadora del grupo.

– Si, Sólido…- Val esta hablando por teléfono, esta reclinada en su sillón y con los pies sobre la mesa.- Vale, ya os mandare el informe.-

– ¿Con quien hablabas, mama?- Pregunta una vocecita desde la puerta. Era Chevil, una misteriosa mutante que Val había adoptado como a una hija. En realidad ella y otros mutantes como Tat, Claire y Jon estaban en una lista de Siniestro, un malvado genetista. Factor-X robo esta lista a Siniestro y Val se ocupó de reunirles a todos ellos y alejarlos de este. Chevil, por una razón que ni ella ni Val habían revelado había sido tomada en adopción por Val.

– Cariño, hablaba con Sólido, él y Factor-X están en una misión en Japón. Me había llamado para que le mandase una cosa.- Le responde Val.

– Mama, te he dibujado esto.- Dice Chevil a la vez que le tiende un dibujo de colorines a Val. Chevil pese a tener unos 15 años aun se comportaba como una niña de 8.

– Oh.- Exclama Val.- Que bonito… ¿Quien es?-

– Eres tu, mama.-

Val sonríe.


Falls Edge. Sala de Juegos.

Allí estaban Jon, Tat, Maxine y Fiambre, otros miembros de “Los Cachorros”. Maxine estaba de muy mala gaita y el resto del grupo intentaba no acercarse demasiado a ella. Maxine había sido de los primeros a unirse al grupo tras su reformación y se sentía despreciada por que Factor-X había salido de misión sin ella.

– ¿Que dices Tat? ¿Otra partida al Worms(1) ?- Pregunta Jon.

– No, que siempre me ganas.-

– ¿Y si jugáis tu y Fiambre contra mí?- Fiambre era el ultimo joven mutante en incorporarse al grupo. Sus poderes eran aun un misterio, se ve que tenían algo que ver con la magia. Lo que si que se veía a simple vista era sus pocas ganas de hacer amigos.

– A mi no me metáis.- Les dice.

– ¿Y tu, Maxine?-

– Yo…- Responde ella.- Yo no se jugar.-

– Da igual, yo te enseño.-

– Joder, Jon, que no sabes divertirte con otra cosa que no sea el ordenador.- Le recrimina Tat.

– Si, pero resulta que en este sitio no hay ningún pub de marcha.- Le responde Jon, un poco mosqueado.

– Ah, en eso fallas amigo.- Le dice Tat, entusiasmado por la idea.- En eso fallas.-


Mundo Asesino.

¿Como iban a sospechar nuestros jóvenes amigos que alguien les estaba observando?

Pues muy fácil, si se hubiesen fijado en un pequeño insecto o mejor dicho un dispositivo de vigilancia que parecía un insecto. Todo se trasmitía a una gran pantalla en el centro de control del Mundo Asesino, hogar del Archiconocido Arcade.

¿No sabes quien es Arcade? Bueno, es un loco psicópata que crea enormes parques laberínticos donde el sujeto que entra debe superar una serie de pruebas para salir vivo, si las falla muere. Este lugar tan peligroso se llama Mundo Asesino por razones obvias. Arcade monitoriza todas las muertes y disfruta manipulando el destino de sus víctimas.

En estos momentos le tiene el ojo echado a Factor-X.

O mejor dicho a “Los Cachorros“.

Piensa lo que les tiene preparado y sonríe malévolamente.


Falls Edge. Sala de Peligro.

La Sala de Peligro es una enorme habitación en la que a través de hologramas y robots se puede simular cualquier tipo de situación, sirve para que los mutantes aprendan a usar sus poderes en combate simulado.

Ahora esta siendo utilizada para otra cosa menos didáctica.

– ¿No querías una fiesta?- Pregunta Tat sobre el ruido. La sala esta simulando el ambiente de una discoteca.

– No esta mal.- Admite Jon.- Pero la verdad es que me tomaría un chupito… Estos vasos simulados no llevan bebida.-

– Me parece que bebidas no puede simular.- Le dice Maxine.

– Bonita fiesta os habéis montado.- Dice Claire, otra de “Los Cachorros“, recién llegada, esta superaba un poco en edad al resto, mientras que los anteriores tenían entre 17 y 18 años ella superaba los 21.

– Ya ves lo que hace el aburrimiento.- Le contesta Tat.

– ¿Donde esta el chaval que falta… ese que llamáis Fiambre?-

– La verdad es que se hartó y se fue a su habitación.- Le responde Jon.

De repente suena una explosión, interrumpiendo su conversación.

Todos se quedan quietos, sin saber que hacer.

– Vamos.- Acaba diciendo Tat, el mas impulsivo de los cuatro. Él sale corriendo fuera de la Sala de Peligro y sube por un pasillo, hacia donde sonó la explosión. Los demás lo siguen a cierta distancia, un poco inseguros.

Tat llega hasta el despacho de Val y rompe la puerta con su poder mutante telequinético. Entra y se encuentra con un agujero en la pared, Chevil esta llorando en una esquina. Por el suelo hay una serie de folletos tirados.

Tat sale por el agujero y no ve nada mas que desierto, se ve que había llegado tarde.

Maxine, Claire y Jon entran en la habitación, Maxine abraza a Chevil para que deje de llorar.

– Mama.- Murmura Chevil.- Vinieron unos robots y se llevaron a mama.-

Y tras decir eso estalla en sollozos.


(1).- El Worms es un juego de estrategia en ordenador en el que unos gusanos se masacran entre sí. Para quien no lo supiera.


Próximo numero: Factor-X #140: Los Cachorros se enfrentan a Arcade. Habrá grandes dosis de acción, pero no por eso dejaremos de profundizar en los personajes.


CARTAS AL GOBIERNO. Correo del lector.

Estoy en Puerto Marte sin Hilda.

Xumer.

Tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *